Maria Callas, una vida llena de talento, glamour y nostalgia.

By Natalia Aristizabal

Posted in ,

Buscando inspiración para escribir en mi blog, después de muchos momentos de lectura, aparece en una imagen esta impresionante mujer; María Callas. Después de leer todas sus historias y escuchar su gran voz, inmediatamente me inspira a escribir de su vida, pese a su corta pero importante carrera, tuvo una vida marcada por la superación, el trabajo, el éxito, la pasión, el amor y el desamor, como la de las protagonistas de las óperas que interpretó. Realmente la vida de una diosa triste.

 

cover-callas

 

 

Su verdadero nombre era María Karogelopoulos, nació en Nueva York el 2 de diciembre de 1923, conocida por todos como María Callas. Fue una mujer acomplejada, solitaria e infeliz, su vida fue una combinación de cuento de hadas y tragedia. Al nacer fue una niña no deseada, ya que su madre solo anhelaba tener un hijo varón, tuvo una infancia realmente desdichada, como muchas veces lo manifestó. Cuando nació, su madre no quiso verla durante un largo tiempo, ni siquiera la quiso recibir al momento de nacer. La relación entre María y su madre era difícil, la comparaba todo el tiempo con su otra hija que era delgada y muy hermosa, y a María siempre la calificó de gorda por sus casi 100 kilos, poco agraciada y únicamente atractiva por su voz. Años después, María confeso que su madre la apoyó en el canto solamente para tener algún sustento económico y que, nunca se había sentido querida por ella, la ignoraba en todo momento.

 

Maria-Callas

 

 

Sus complejos físicos, acompañados por los constantes insultos de su madre, la convirtieron en una mujer triste. Tal vez porque su padre también la ignoró, Maria Callas paso mucho tiempo de su vida ausente de afecto, pasó su vida tratando de cubrir la falta de amor en su familia, entregándose sin fortuna a hombres con los que nunca logró la felicidad, incluidos los homosexuales, por los que sintió siempre una gran atracción. Esto la lleva a tomar una decisión apresurada, casándose muy joven con un hombre 30 años mayor que ella, Giovanni Battista Meneghini, el fue su mentor y el que la impulsó con el canto.

 

5

 

 

De la mano de Elvira Hidalgo, la famosa soprano española, modeló su voz, adquirió confianza y adelgazó 40 kilos . El patito feo, convertido ya en un cisne, debutó con “Tosca” de Giacomo Puccini, en la Ópera de Atenas en 1942. Casi de inmediato, conquistó al público; no sólo por su portentosa voz, sino también por la teatralidad que daba a sus personajes.

Unos años después, Maria Callas se propuso conquistar la “Scalla de Milán”, conocida como la catedral de la ópera. Pero no le resultó fácil. Primero la rechazaron porque decían que no tenía buena voz. Para ella, que había sido la reina de la Ópera de Atenas, el rechazo fue un gran golpe. Luego de mucha preparación, y transformada en una gran diva, consiguió en 1950 debutar en “La Scala de Milán” con tanto éxito que toda la catedral se rindió a sus pies. Ahí fue donde comenzaron a llamarla “La Divina”.

 

Callas in Norma 1954

 

 

María Callas, siempre fue una figura presente en el jet-set internacional, sobresaliendo siempre por su elegancia y estilo, supo como destacar sus atributos y redefinirse como la reina del glamour. Su rostro, su silueta y su estilo son para muchos, características tan reconocibles como su voz, en 1956 es nombrada una de las 10 mujeres más elegantes del mundo. Al parecer, el objetivo era parecerse a su admirada musa de Hollywood, Audrey Hepburn, y desde su estilismo hasta su silueta, trató de imitarla luciendo costosas prendas de Yves Saint Laurent, Dior y Givenchy. Bajo el asesoramiento de grandes diseñadores, María Callas logra convertirse en una seductora e irresistible diva.

 

calas-big-2

 

 

 

maria-callas-5

 

En noviembre de 1959, María Callas dejó a su marido Giovanni Battista, por el magnate griego Aristóteles Onassis, un idilio que la prensa de la época ataco constantemente. Esta tormentosa relación sentimental se convertiría en una gran tragedia, La soprano se retiró durante un breve tiempo de la opera, mientras sostenía su relación con Onassis, y a su regreso por falta de práctica y excesiva vida social, su voz había perdido fuerza y evidenciaba los signos de decadencia .

 

001_maria-callas-et-aristote-onasis_theredlist

 

 

En octubre de 1968, Onassis abandona a Maria Callas para casarse con Jacqueline Kennedy, la viuda del presidente norteamericano John Kennedy.  Herida en lo más profundo de su orgullo, nunca pudo superar el mal trance por el abandono de Onassis y jamás se lo perdonó a pesar de que Onassis, más tarde la buscaría repetidas veces cuando su matrimonio con la viuda estadounidense se había convertido en un martirio.

 

1402680099_481135_1402680260_noticia_grande

 

 

Con la voz rota y sin razones para vivir, Maria Callas vivió prisionera en su casa de París, nunca respondía el teléfono y cada atardecer pronunciaba la misma frase: “Cada día de más, gracias a Dios, es un día de menos”. Así llegó a su fin el 16 de septiembre de 1977 a los 53 años de edad. Las razones de su muerte quedan poco claras: oficialmente se trató de una crisis cardíaca, pero no se descarta que se suicidara ingiriendo una dosis masiva de tranquilizantes. Su urna fúnebre fue robada y encontrada unos días más tarde. Tras su recuperación se dispersaron sus cenizas en el Mar Egeo.

La Divina, ésa era María Callas. Soprano, enigma, diosa, artista…  amada,  odiada,  abundan las palabras que describen a esta mujer hecha mito en vida e inmortal en la muerte. Tuvo una fuerza extraordinaria, pero una inmensa fragilidad afectiva. Una fuerza todopoderosa en la posibilidad de cantar, en el registro de la voz y, sobre todo, en el registro de la tragedia. Era una extraordinaria actriz. Ha sido inspiración y obsesión de miles de mujeres a través del tiempo, desde Amy Winehouse, Isabella Rossellini, Paz Vega, Tyne Daley, Norma Aleandro y Yolandite Monge entre otras.

 

91YYqu3jEsL

“No soy un ángel ni lo pretendo. No es uno de mis papeles. Pero tampoco soy un demonio. Soy una mujer y una artista seria y así es como me gustaría ser juzgada”, – María Callas 1923-1977

Share this story

No comments yet.

Deja un comentario

Comment


btt